Tipos de cargas en función de la manipulación y almacenaje
Tipos de cargas en función de la manipulación y almacenaje

En esta entrada vamos a ver los tipos de cargas con los que nos podemos encontrar en un almacén en función de la manipulación y almacenaje de los mismos.

El tamaño de las cargas para su almacenaje depende de las características de los pasillos, las estanterías o los huecos donde se vayan a colocar las mercancías, es decir, manipularemos bidones, cajas, bultos, unidades de carga, paletas ...

En la entrada anterior hablamos sobre la unidad de carga y la agrupación de unidades de carga y su importancia para facilitar las tareas de manipulación y almacenaje de las mercancías.

No obstante, también es importante saber qué las cargas pueden clasificarse atendiendo a otros criterios con gran influencia en la manipulación y almacenaje de las mismas. Nos referimos al volumen, el peso, el formato o la fragilidad de las cargas.

 

Tipos de carga según el volumen o las dimensiones de la mercancía

Se distingues varios subtipos de cargas en función del volumen o las dimensiones de las mercancías a manipular durante su almacenamiento.

Cargas pequeñas: son las que podemos agarrar con una sola mano y están unidas por un embalaje. Por ejemplo, un paquete de bricks de leche que encontramos en cualquier supermercado.

Cargas medias: son de un tamaño algo mayor pudiendo alcanzar un peso aproximado de 10 kg pero que también se pueden manipular con las manos. Por ejemplo, un saco de arena o una garrafa de agua.

Cargas paletizadas: son aquellas que están preparadas sobre paletas o similar y su manipulación requiere de medios mecánicos; las dimensiones de este tipo de cargas dependen de las características o resistencia de la mercancía. El rack paletizado es un sistema de almacenamiento adecuado para este tipo de cargas, que permite ampliar su capacidad de almacenaje añadiendo módulos a la estantería para configurarla en altura, longitud y número de niveles de carga.

Cargas voluminosas: son muy similares a las cargas paletizadas pero difieren en que el volumen o las dimensiones de la carga forman parte de las características del producto lo que con frecuencia no permite apilarlos unos encima de otros para su manipulación. Un buen ejemplo de este caso son los grandes electrodomésticos de cocina.

Cargas muy voluminosas: son las que, por la agrupación de muchas mercancías o un producto de gran tamaño, el volumen es de grandes dimensiones o peso. Su manipulación requiere de medios mecánicos especiales como grúas elevadoras o grúas puente. Un ejemplo de este tipo de cargas son todas estas piezas largas que habitualmente se almacenan en estanterías cantiléver o los contenedores marítimos.

Almacenaje cantilever para tipos de cargas largas 

Cargas de dimensiones especiales: son elementos de dimensiones excesivamente grandes que necesitan medios especiales de transporte o, incluso, sobrepasan las medidas de estos y se transportan bajo normas de señalización y acompañadas de un vehículo que va indicando su paso por la carretera.

 

Tipos de carga según su peso

Las cargas se clasifican según su peso de menor a mayor, si bien a la hora de apilarlas se colocan de forma inversa, es decir, las de mayor peso en la parte inferior y las de menor peso en la parte superior.

Atendiendo a esta clasificación nos encontramos con los siguientes tipos de cargas:

Cargas ligeras: son aquellas que pesan hasta 5 kg.

Cargas medias: cuyo peso oscila entre los 5 y los 25 kg.

Cargas pesadas: las que van de 25 kg a una tonelada de peso.

Cargas muy pesadas: son aquellas cuyo peso es superior a una tonelada.

La estantería manual sin tornillos Riveto es perfecta para cargas ligeras y medias. Está diseñada para el almacenaje y la manipulación de la carga de forma manual.

 

Tipos de cargas en función de la forma de aplicación

En este caso se habla de cargas sencillas y cargas apilables.

Las cargas sencillas son de dimensiones normales pero no se pueden apilar y se depositan en las estanterías por unidades individuales o por bandejas.

Las cargas apilables son cargas sencillas que se pueden colocar unas encimas de otra aunque en algunos casos estén limitadas las unidades de apilamiento.

 

Tipos de cargas según la fragilidad

Las cargas también se clasifican por la resistencia o peso que pueden soportar. Así, las cargas pueden ser resistentes, ligeras o frágiles.

Cargas resistentes: son las que pueden soportar mucho peso encima.

Cargas ligeras: son las que soportan el peso que permite el propio producto por sus características.

Cargas frágiles: son artículos que no soportan peso encima de ellos y se tienen que colocar en las estanterías de forma individual salvo que estén protegidos por un envase o embalaje que refuerce su resistencia.

Las estanterías sin tornillos son muy resistentes al tiempo que ligeras y, por lo tanto, adecuadas para estos tres tipos de cargas.

 

Tipos de cargas según el lote

Las cargas también se pueden clasificar según el lote o las unidades que componen el embalaje, ya que existen cargas cuyo lote está constituido por una unidad (un gran electrodoméstico, por ejemplo) o cargas formadas por lotes de diferente número de unidades. Esto dependerá del tipo de mercancía almacenar en lote, su peso, su resistencia y/o su fragilidad.

 

 

En Noega Systems nos dedicamos al diseño, fabricación, instalación e inspección de estanterías metálicas, industriales y todo tipo sistemas de almacenaje. Si tu empresa necesita asesoramiento en esta materia, no dudes en consultarnos.


Comentar

* Captcha